Reencuentro con Jairo Aníbal Niño

Reencuentro con Jairo Aníbal Niño por Hache Holguín


Es curioso como los nombres y los datos que deberían convertirse en legado se van perdiendo en la inmediatez de las redes, en donde reinan los instagramers que, casi siempre, publican imágenes y mensajes de poco valor.

En otras épocas los ilustradores y artistas guardaban con algo de celo sus listado de referentes, en algunos casos ese listado no era muy largo, su extensión daba para recordar los nombres de cada uno de esos valiosos y venerados artistas que nos descrestaban. Recuerdo que alguna vez un amigo ilustrador me regaló una fotocopia con links de artistas interesantes, así funcionaban las cosas en esa época (2007, tampoco ha pasado tanto tiempo), algo similar sucedía en las charlas sabatinas en el espacio en que Ródez impartía sus talleres, allí mostraba obras alucinantes de artistas y creadores de diferentes partes del mundo, y que en ese momento se nos aparecían ante nuestros ojos como novedad, para luego buscarlos y seguirlos en Flickr, DeviantArt o algún blog tipo blogspot, plataformas que tuvieron su cuarto de hora hace más o menos diez años.

A nivel local era obligatorio conocer la propuesta del ya mencionado Ródez (síganlo en @rodez.art), así como la gráfica de Henry González, nombres que no conocen tanto los estudiantes de ilustración por estos días (ellos tienen en mente a los que copiaron sus estilos), y por eso es necesario mencionarlos en clase y mostrar una que otra de sus genialidades, para que los estudiantes inmediatamente los busquen en Instagram, los sigan y los olviden, porque los estudiantes de estos tiempos funcionan así, no recuerdan el nombre de ningún referente, no conocen mayor cosa de esa gente que los inspira en Instagram, y es entendible porque siguen tantas cuentas que no les es fácil recordar nombres en esa red tan popular pero tan efímera.

Justo en un ejercicio de mostrar a un grupo de estudiantes algo de la ilustración de Henry González, tratando de empapar a los aspirantes a ilustradores del color y dibujo de este gran artista colombiano, justo en ese recuento gráfico por su obra fue que apareció el nombre de Jairo Aníbal Niño. Muchos de los que nos formamos en el campo de la ilustración a finales de los años noventa recordamos esa dupla gráfico-literaria que hicieron Jairo Aníbal Niño y Henry González, muchos libros escritos por el primero, ilustrados por el segundo y publicados por Panamericana editorial. Textos que llegaban al alma con ilustraciones que impactaban al ojo, y recuerdos imborrables al leer el "Preguntario".

Para pasar al otro lado del espejo, se necesita el valor temerario de un niño de siete años, de su facultad para convertir el azul en quetzal y la nube en garza. Él sabe que tiene que ascender por la vertiente más peligrosa del espejo, trepar cuidadosamente para no tropezar con el brillo, afianzar con firmeza el pie para evitar hundirse en la garganta de los reflejos, y eludir el encuentro cegador con los ojos de su doble. Entonces llegará a la cúspide y pasará al resplandor del otro lado, descendiendo por la parte oscura de la luna.
Del libro "Preguntario" de Jairo Aníbal Niño 


A Jairo Aníbal parece que tampoco lo conocen las nuevas generaciones, y al compartirles algo de sus textos parece que tampoco los emociona, a pesar de eso, creo que si Jairo Aníbal hubiera alcanzado a tener cuenta en Twitter sería un éxito rotundo, pero Twitter ya no está de moda (nunca lo estuvo). Y así van pasando (vamos pasando) de moda, nos quedan los "me gusta" que se desvanecen tras una nueva publicación pero por fortuna todavía hay por ahí uno que otro "clásico" para charlar de esos añejos referentes de la línea y la letra.

Y luego de esta desviación textual me devuelvo al episodio gráfico en el salón de clase... al hablar de Henry González y recomendar su trabajo (síganlo en @henrygonzalezilustra), me pareció importante mencionar a Jairo Aníbal Niño (búsquenlo en las librerías porque no tiene Instagram), y así, al hablar de sus letras infantiles y de su ternura como persona, decidí buscar su rostro en Google porque ningún estudiante de la clase lo conocía. Entre las muchas fotos que encontré (¿recuerdan cuando Google decía el número de resultados obtenidos en un segundo?), me llamó la atención la de un mural en el que recrearon una ilustración hecha por mí como homenaje a Jairo Aníbal Niño y que fue publicada en la portada de la revista Libros & Letras edición 81 (septiembre de 2010). Seguramente el mural fue pintado hace algunos años pero apenas hoy lo descubro, y me parece curioso que en su realización hayan decidido incluir el pequeño pez que me acompaña como logo desde hace años, no me queda claro si su inclusión fue la forma de citarme como autor o simplemente un accidente creativo. Y a propósito, podría escribir algunos renglones sobre derechos de autor y ese tipo de cosas pero no sabría bien que argumentar, además este "post" (término que los modernos si entienden), ya va largo y me toca pasar ahora a compartirlo en redes para que alguien lo lea, aunque ya nadie lee en blogs y por eso estoy pensando en pasar esta pastoral a un "post" de Instagram (síganme en @hacheholguin).

Comparto las dos imágenes, la original de mi autoría (versión tomada de mi sitio web porque como muchas obras digitales, la versión en alta calidad se extravió en un disco duro que falló). Y va también la foto del mural que me encontré hoy.

Ilustración de Hache Holguín, homenaje a Jairo Aníbal Niño
Ilustración de Hache Holguín, homenaje a Jairo Aníbal Niño

Mural sobre Jairo Aníbal Niño, basado en ilustración de Hache Holguín
Imagen tomada del website del diario El Tiempo

Reencuentro con Jairo Aníbal Niño Reencuentro con Jairo Aníbal Niño Reviewed by Hache Holguín on 15:06 Rating: 5

1 comentario:

  1. Los blogs posteos de H recuerdan textos de Borges, las acuarelas de de Calarcá, y el color de jacanamijoy, buenos referentes al son de un buen café en Rosita del Chorro de Quevedo... Admiración por la letra muda

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.